lunes, 27 de diciembre de 2010

A mitad de la noche

A mitad de la noche, Alba abrió los ojos y se hizo de día en medio de la oscuridad.
Sus padres se despertaron sobresaltados por la repentina claridad, pero cuando miraron  al reloj vieron que aún eran las cuatro y se acordaron de aquella pequeña que pasaba su primera noche en casa. Alba, en el fondo de la cuna, tenía muy abiertos sus pequeños ojos claros y sonreía plácidamente. La madre la tomó en sus brazos y acercó un pezón a su boquita, la niña comenzó a chupar rítmicamente, al cabo de un rato se quedó dormida y la noche volvió al cuarto.
Cuando la mujer volvió a acostarse en la oscuridad, el hombre se acercó a ella abrazándola por detrás y le susurró al oído: Te dije que ponerle ese nombre nos traería problemas.

14 comentarios:

  1. Lola, esta faceta la tenías muy escondida!!!!!
    Es que vales para todo, me encanta tu relato.
    Aquí tienes una fiel seguidora.
    Un abrazo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. Me uno a esta nueva aventura Lola!!! Me encanta leer y me gustó muchísimo este breve relato. Quiero masssss. Un biquiño

    ResponderEliminar
  3. Lola lo que daría yo por tener imaginación para escribir o contar historias!!!1 Me encanta la tuya así que me quedo aquí de fiel seguidora. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Genial Lolah!!! Te felicito mucho y espero tus nuevas historias. Salu2!

    ResponderEliminar
  5. Lola chiquilla vales para todo!!! me hago seguidora incondicional tuya!!! besos Ana

    ResponderEliminar
  6. Otra que se apunta!!!! con lo que me gustan a mí los relatos....y como a tí también me gusta mucho leer y escribir, aunque lo de escribir lo tengo muy olvidado, jejeje

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  7. wapa, cuando me sea posible me pasaré... además seguro que a mis princesas les va a encantar que les lea estos relatos....
    este ,me ha encantado... y lola se ha echado a reir!!
    besotes y suerte en esta nueva aventura!!

    ResponderEliminar
  8. Mamá, ¡qué bueno! Me he echado una risa. Voy a invitar a Mª Ángeles a leerlo, que seguro le gustará...

    ResponderEliminar
  9. Lola, enhorabuena por este nuevo “hijitoblog”. Y que te voy a decir del relato… Me ha recordado la primera noche que pasé con Alba, y cuando Alba al alba tomó teta. Me siento totalmente identificada con la mama protagonista de esta historia, y creo que el padre también se ha visto en ella. Un abrazo y feliz entrada de año!!! Mariangeles.

    ResponderEliminar
  10. Mucha suerte en tu nuevo y bonito blog. Mi niña mayor nació un día que nevó en Palma, hacía 50 años que no nevaba por aquí, y me dijeron que le pusiera de nombre Nieves/Neus, ahora me alegro de haberle puesto Irene, por si acaso.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Mira, he vuelto a por más:-) y al leer me he acordado de Eduardo Galeano y su libro de los abrazos. Rescato una de sus historias para ti:

    En los suburbios de la La Habana, llaman al amigo mi tierra o mi sangre. En Caracas, el amigo es mi pana o mi llave: pana por panadería, la fuente del buen pan para las hambres del alma y llave por...

    - Llave, por llave -me dice Mario Benedetti.

    Y me cuenta que cuando vivió en Buenos Aires, en los tiempos del terror, él llevaba cinco llaves ajenas en su llavero: cinco llaves, cinco casa, de cinco amigos: las llaves que lo salvaron.

    ResponderEliminar
  12. Lola qué dulzura, que relato más bonito, me ha encantado la ternura que encierra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Que lindo!!:::ay cuantas noches al Alba,nos habremos pasado las mamás,verdad...tiernoooo me ha encantado.
    Aquí me tienes tambien,eh!!

    Suerte y que este espacio te dé tantas alegrías como la cocina y que nos sigas haciendo disfrutar,vale?

    Besos

    ResponderEliminar
  14. esta bonita esta historia lola te deseo que te vaya bien

    ResponderEliminar